domingo, 8 de enero de 2006

Teorías sobre los sables

Otro motivo para explicar la foto de ayer del señor presidente es que estaba excrementado (© Pedro Pacheco a Manuel Chaves antes de un debate electoral regional, 1996) por el movimiento de los militares.

En fin, a lo que voy. El famoso discurso del General Mena sobre la Constitución y el Ejército me ha hecho reflexionar un poco. El tema no es sencillo, y hay que hacer ciertas matizaciones. De todas formas no tengo muy claro el asunto. Creo que tiene bastante razón, y de hecho seguramente es lo que piensa gran parte del Ejército y de la población civil. Además, que un General invoque la defensa de la Constitución es un gran paso, casi inédito en nuestra historia. Pero no creo que deban opinar sobre temas políticos, ya que no lo son. Su discurso es totalmente válido, pero se tiene que complementar con dos apuntes:
  1. El único organismo que puede decidir si algo es constitucional o no es el Tribunal Constitucional.
  2. El Ejército sólo interviene cuando el poder civil, el Gobierno y las Cortes (legalmente no sé exactamente cuál) se lo ordena. Es decir, si se incumple claramente la Constitución pero el Gobierno de España no pide intervención militar, el Ejército se tiene que quedar en casa tranquilito.
Aparte de esto hay algunas posibles teorías, porque no creo que esto haya sido un hecho aislado. Puede sonar a un cierto golpe de Estado, siendo muy prudentes con esta sugerencia. De hecho, los golpes de Estado en la actualidad son muy sutiles, tipo 11 M. No creo que se lleven ahora los pronunciamientos militares. A lo que voy, esto estaba muy meditado, el General Mena leyó el discurso. Nos anunció que ese es el ambiente que se vive en el seno de la familia militar. Le ha tocado a él, que está a punto de pasar a la reserva. Él no está solo, si no no se hubiera lanzado a esa aventura por amor al arte. Y el Rey lo sabe. Lleva tres discursos en un mes apelando a la unidad y a la reconciliación. De ahí la cara de Zapatero, quien de hecho no ha dormido bien esta noche, seguro.

Obviamente esto son puras elucubraciones. Pero pudiera ser... De todos modos, la cosa es compleja, de verdad. No es para tomarla a la ligera.

1 comentario:

El Perdiu dijo...

No creo que haya un problema de sables. Hay un problema de incontinencia verbal de un militar, supongo que animado al saber que tiene un ministro tan patriota.