domingo, 11 de noviembre de 2007

La Cumbre Iberoamericana


Venía yo pensando desde el viernes, día en el que se produjeron los primeros insultos del gorila rojo venezolano al anterior presidente del Gobierno español, que la actitud del actual ejecutivo dejaba bastante que desear. El Presidente de España, y más aún cuando estaba acompañado por el Jefe del Estado, no debía dejar pasar tales hechos, no podía ni debía admitir que cualquier Gobierno de otro país, y mucho más tratándose de una dictadura, se dedique a insultar a presidentes de nuestro país que han sido elegidos democráticamente. Y me sorprendía que apenas se hubiera causado revuelo en los medios de comunicación españoles.

Sin embargo, el sábado llegó y pasó lo que todos pudimos ver. Nunca es tarde si la dicha llega, como dice el refrán español. Antes de eso incluso pudimos ver al Presidente haciendo una débil defensa de principios liberales, intentando explicar a la audiencia que eso de las nacionalizaciones masivas y sectores públicos gigantes no es un buen negocio para ningún país. En su estilo, sí, pero ahí estaba. Impagable la cara de asentimiento cual niño en escuela que tenía el cocalero a rayas.

Respecto a la noticia del día, no tengo más que apoyar la reacción del Rey y del Presidente, y es que por encima de ellos, y de Aznar, están las Instituciones españolas y nuestro país. No se puede ir a un sitio donde se dedican a insultarte a ti y a tu país por activa y por pasiva y quedarte como si no pasara nada. Tengo que decir también que la reacción inicial del Presidente me pareció un poco blanda, en un estilo que para nada iba a comprender el amigo gorila. "Un poco más de dureza, señor Presidente... diga que esas declaraciones son simplemente inaceptables..." era lo que pensaba al ver esas imágenes. Cierto es que, en rueda de prensa posterior, Zapatero calificó de inapropiados y no aceptables los insultos de Chávez a Aznar. Así que no se hable más.

Buena también la reacción de Aznar, que parece que ha llamado al Presidente para mostrarle su agradecimiento y apoyo. Parece mentira, pero por una vez da la sensación de que los intereses nacionales han estado por delante de los partidistas, así que démonos hoy con un canto en los dientes. Sin embargo, buena ocasión para callarse que tuvo el centrista Elorriaga. Ya sabemos que la política exterior del actual Gobierno es de risa, y que precisamente son sus actuales aliados los que han montado el espectáculo, pero ayer no era el momento de ser críticos. Ayer era el día para haber dicho que la oposición agradece la reacción del Presidente y le apoya, quizás con unas palabras más fuertes que las del Presidente, sí, pero un poco de sentido de Estado, por favor. A ver si hoy domingo escuchamos a Rajoy...

4 comentarios:

MMX dijo...

Dos cosas:

Nos pongamos como nos pongamos, la actitud del Rey no es correcta...

Y la llamada de Aznar no sé a qué cojones viene... No lo entiendo. ¿Qué hay que agradecer? ¿Qué Zapatero haga UNA VEZ su trabajo y a medias?

Saludos
MMX

Pedro dijo...

Pues hasta en los states ha sido noticia que manden callar al gorila bolivariano. Lo del Rey no se si sera correcto o no, pero desde luego yo no se lo reprocho.
Saludos desde Michigan!

guardafaro dijo...

Quizás la frase del rey no haya sido políticamente correcta, pero fue, en mi opinión, tremendamente oportuna, en un momento en que, lo políticamente correcto hacía rato que, como de costumbre, había sido trasgredido por Chávez, y ya se había pasado al plano de lo políticamente inaceptable para un país y sus representantes.

Alondritz dijo...

Bueno lo que hizo el Rey es algo que a muchos nos guataria hacer..

Puede alguien decirme que tanto puede hablar un personaje que tiene un programa de radio de mas de 3 horas todos los domingos y que al menos una vez mas a la semana hace cadena nacional para hablar al menos una hora y media más?

La ultima vez que anduve en Venezuela, la verdad yo tambien le habria dicho:
"POR QUE NO TE CALLAS..."