sábado, 30 de diciembre de 2006

Atentado en Madrid (II): los antecedentes

Me sorprende cómo se ha dado la noticia. Uno ve las noticias en televisión y no sale de su asombro. "La tregua ha terminado, el alto el fuego permanente llega a su fin". Los medios más próximos al actual gobierno intentan apaciguar el temporal sugiriendo que el atentado no ha sido obra de ETA, sino de una escisión.

La realidad es que nunca ha habido tregua, ni alto el fuego permanente. Afortunadamente hay algunos que siempre lo hemos dicho, pese a las críticas. Es todo un juego de palabras y pura propaganda totalitaria. Durante estos meses de supuestra tregua se han producido inumerables acciones de terrorismo callejero, quema de autobuses, robo de coches, robo de pistolas, han aparecido dos zulos con armamento, se ha intentado quemar vivo a dos policías, se ha destruido un negocio de un concejal navarro, se ha secuestrado a punta de pistola a una conductora para forzarla a ayudar en una huida de la policía francesa, se han colocado dos bombas en vías de tren en Navarra y así, innumebrables acciones más. Realmente esto es un problema de quien se lo haya querido creer, consciente o inconscientemente, porque ante tal enumeración, poco creo que se pueda decir.

De pronto se nos ha intentado vender la idea de que los terroristas eran buenos, de que eran hombres de paz y de que la sociedad española tenía, al igual que su presidente, un ansia infinita de paz. Se ha criticado brutalmente a todo aquel que no ha querido seguir estos preceptos, llegándolos a culparlos de las posibles consecuencias. Pero ahora muchos se rasgan las vestuduras y lo único cierto es que los terroristas son lo que son, ellos no han dejado de estar en su papel, matando, extorsionando y chantajeando.

Se ha jugado con el lenguaje, con las verificaciones, con lo permanente. Nivel sumo de vacío en los discursos y en las palabras. El Gobierno ha amenazado con consecuencias tras el robo de pistolas en Francia y ha llevado el asunto al Parlamento Europeo donde, por cierto, los socialistas europeos se retrataron.

Es decir, que de tregua, nada de nada. Y de propaganda, todo de todo.

1 comentario:

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Puesto como usted ha hecho, parecería que estos nueve meses han estado plagados de esas acciones de E.T.A. y sus cachorros, pero estaría bien aclarar que la mayoría de esos sucesos han ocurrido en el último mes o mes y medio.

Parece claro que a E.T.A. (dejémonos de escisiones y zarandajas) no le interesó finalmente la vía pacífica de desaparecer. Tal vez si 1)se hubiese encontrado enfrente un bloque de partidos políticos tan pétreamente cementado en la paz y la democracia como ellos están cementados en el odio, y / ó 2)en el momento que comenzaron su escalada de terrorismo callejero se hubiesen encontrado con manifestaciones de 100000 vascos en las tres capitales de nuestra comunidad gritándoles que parasen de una vez, tal vez sólo, ojo, no habría pasado esto.