martes, 2 de octubre de 2007

La imitación (o la transformación de resina en hormigón)


No, no voy a hablar de Química. Leo hoy que la empresa responsable de diseñar y producir los famosos separadores de homigón del carril bus de Sevilla denuncia que los separadores actuales NO son los que ellos han diseñado. Por lo visto los originales estaban basados en resinas y en fibra de vidrio de tal forma que amortiguaban los golpes y no se fragmentaban, con el fin de no causar daños ni a vehículos ni a peatones. Así que la empresa se lava las manos sobre (una de) la gran chapuza sevillana.

Misterio, misterio...

3 comentarios:

Manuel Jiménez Carreira dijo...

En nuestra ciudad todo es igual, con tal de hacerle la vida imposible a los conductores...

sempietnos dijo...

Lo he leido y me he quedado perplejo.
Hasta que punto de inmundicia moral puede llegar este Ayuntamiento corrupto e inepto que padecemos en Sevilla.
La Fiscalía debería actuar de oficio,ya que la Corporación,conscientemente,al situar elementos como esos en la via pública,ponen en peligro la vida de los ciudadanos.

Carolus dijo...

Muy buen blog, le felicito. No debería leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entre, mire y ya nos contará:

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf